17 años virtualizando caminos en educación

Aniversario de UNLVirtual

17 años virtualizando caminos en educación

El 10 de marzo de 1999, el Consejo Superior de la UNL crea el “Programa de Educación a Distancia” en el marco del Plan de Desarrollo Institucional que impulsó, entre otras acciones, una política académica de innovación con TIC con el objetivo de mejorar la calidad de enseñanza, ampliar la cobertura educativa a toda la región, y democratizar el acceso al conocimiento a través de la formación universitaria.

A partir de procesos de evaluación institucional, y en el marco de repensar las prácticas académicas con la innovación, en los comienzos del nuevo milenio, la Universidad Nacional del Litoral puso en marcha el Plan de Desarrollo Institucional (PDI) que tiene como misión principal, el mejoramiento de la calidad educativa.

“Bajo resolución del Consejo Superior, se crea el Programa de Educación a Distancia con fecha del 10 de marzo de 1999, y fue una apuesta fuerte de la política de innovación con tecnologías que tuvo nuestra universidad”, expresa la directora del Centro Multimedial de Educación a Distancia (CEMED), Prof. Alejandra Ambrosino.

“En ese marco, se intenta transformar los soportes y plataformas de enseñanza basados en la presencialidad, y además innovar en prácticas de enseñanza, por lo que el proyecto de mediación con TIC comienza a tomar cuerpo”.  

Para abordar estrategias novedosas aprovechando las nuevas tecnologías de la información y comunicación, la UNL comienza un proceso de revisión de las prácticas de enseñanza en vista de promover la educación a distancia, con varios propósitos. Entre ellos, vincular a la Universidad con el medio social, crear una estructura interna para que el Programa se constituya como tal, generar una propuesta formativa vinculada a las demandas de la región del Litoral, gestionar de un modo transversal y colaborativo con las distintas Unidades Académicas y Centro Universitarios; e incorporar la dimensión tecnológica transparentando una política de desarrollo institucional por las posibilidades de adecuación y mediación pedagógica que brinda el contexto.

“En todos estos años, el Programa se fue adecuando y transformando en lo que hoy distinguimos como cuatro fases de la política académica de innovación, caracterizadas por las decisiones que implican la incorporación de las tecnologías”, explica Alejandra. 

Estas fases distinguen las etapas de trabajo e implementación de una de las experiencias más significativas en educación a distancia del país:

Tecnología satelital

Una primera fase se caracterizó por la mediación tecnológica satelital, la telefonía fija y móvil, y un material bibliográfico de estudio, ofreciendo propuestas de cursos cortos y de formación profesional. El CEMED, como estructura, se crea bajo la finalidad de acompañar estos procesos y su actividad principal se centraba en el armado de una grilla televisiva para las clases docentes dictadas vía satélite, y en la logística de envío de materiales educativos a las sedes regionales o “Campus”. Estas constituían una red de Aulas Satelitales que proyectaban la señal en cada localidad.

 

Tecnología web

Una segunda fase estuvo signada por la incorporación de Internet y la tecnología web. En esta etapa, se crean más de 20 tecnicaturas. Aquí se profundiza en la necesidad de la formación docente y en la comunicación pedagógica con los estudiantes, por lo que cobran importancia las áreas de Producción de Materiales Educativos y de Innovación y Desarrollo. Se puso énfasis en el ordenamiento de una base de datos, y la comunicación más eficaz se realizaba por correo electrónico y telefonía. Cobran importancia, además, los responsables de los “Campus” regionales, sedes donde se asistía a los interesados en las propuestas de formación. En este contexto, el Programa requiere de la mediación pedagógico-tecnológica basada en el video educativo, la tutoría por medios electrónicos, y la producción de material didáctico en soporte impreso. “Dejamos de ser un programa que se daba por la televisión y comenzamos a triangular la mediación a través de un video educativo, a escribir la propuesta didáctica y plasmar en un cuadernillo impreso la narrativa docente, todo lo cual le trajo un nuevo matiz a la enseñanza”, cuenta Alejandra. En esta etapa comenzaron a jugar un papel de suma importancia el diseño de materiales educativos, la edición de videos y material impreso, el tratamiento con la imprenta y la logística de nuevos envíos.

 

Plataforma e-learning

La tercera fase tuvo como eje central la incorporación de la “Plataforma E-Learning”, donde la experiencia pedagógica migra a tecnologías online. Esta etapa estuvo marcada por una instancia de indagación e investigación de las prácticas,  ya que la mediación online reconfigura, otra vez, este sistema pedagógico, comunicacional y tecnológico. Se inician los primeros pasos en la web 1.0 y en el tratamiento de la intencionalidad docente en esta nueva tecnología que brindaba la capacidad de trabajar con otros materiales educativos, obligando a explorar nuevas relaciones comunicacionales que en la fase anterior estaban concentradas en el teléfono fijo y el correo electrónico. Así, se crean los sistema tutoriales de atención a los docentes y a los alumnos; y se instala un sistema institucional de comunicación destinado a los diferentes actores a través de un sitio web. En el plano didáctico-pedagógico aparece el curso introductorio a la modalidad a distancia “Estudios Universitarios y Tecnologías”. En esta etapa, además, se digitaliza la gestión docente y la gestión administrativa, dando lugar a nuevas identidades de los actores académicos.  

 

 

Ambientes hipermediales

La cuarta fase es la etapa actual de desarrollo del Programa, se caracteriza por la experiencia educativa que transita en un ambiente hipermedial, donde las mediaciones del usuario y las propuestas pedagógicas se expanden gracias a las amplias posibilidades que, hoy, facilitan las tecnologías digitales. Así, nace el Campus Virtual UNL versión 3.0 que busca promover las interacciones, enriquecer las formas de representación institucional y poner en valor las prácticas comunicacionales y académicas especialmente orientadas a las acciones formativas. Es una herramienta de gestión, multiplataforma tecnológica que vincula las Unidades Académicas, el CEMED y los actores que hacen posible el Programa UNLvirtual, gestores, docentes y alumnos.

 

El Programa UNLVirtual hoy

En palabras de Alejandra Ambrosino: “La Universidad fue resignificando las relaciones entre la comunidad académica y la sociedad en general. Mientras que, internamente, esta estructura que es el CEMED fue dando cuenta de estas fases por las que iba transitando el Programa y generando las mejores condiciones para que los actores de esa comunidad de práctica puedan potenciar la dimensión pedagógica”.

Actualmente, los procesos de digitalización en los que están inmersos, tanto la Universidad como los distintos actores que hacen posible el Programa, instalan un nueva necesidad: retrabajar las múltiples dimensiones en las que se desenvuelve UNLVirtual, focalizando en docentes y alumnos que hoy tienen acceso a la construcción colectiva de conocimiento, por las posibilidades que brinda la Web 2.0. Tal es así que “al interior del CEMED estamos transitando un trabajo en red donde los mismos temas son compartidos desde diferentes dimensiones por muchos actores de la Universidad. En ese sentido, el Centro está en un período de análisis, de evaluación y de reconfiguración para que no sólo se ocupe de gestionar carreras en la modalidad a distancia sino además, profundice el trabajo en proyectos de virtualización pedagógica”, finaliza Ambrosino.