Miles de santafesinos disfrutaron del Recital Aniversario de la UNL

Miles de santafesinos disfrutaron del Recital Aniversario de la UNL

Lisandro Aritimuño e Infusión Kamachuí celebraron los 97 años de la UNL con casi cuatro horas de música en la puerta del Rectorado (Bv. Pellegrini 2750, ciudad de Santa Fe). Cerca de 7.000 personas asistieron a una noche memorable.

Quince minutos pasaron de las nueve de la noche cuando la banda santafesina de rock fusión, Infusión Kamachuí, inauguró el escenario del 97º Aniversario de la UNL. La banda santafesina fue la responsable de abrir una noche más que agradable para escuchar canciones bajo la luna. Lisandro Aristimuño, que esperaba detrás del telón de la explanada, entró a escena a las diez y media de la noche del jueves saludando a los presentes y dándoles una cálida bienvenida al festejo de la Universidad.

Siete músicos sobre el escenario, más un sonidista con un rol destacado pusieron en marcha dos violines, una batería, un violoncello, un quatro y dos guitarras, que acompañadas por la voz de Rocío Aristimuño en coros y la de Lisandro, emprendieron el extenso camino de 19 canciones que llegó a su fin bien entrada la medianoche.

Citas musicales de Gustavo Ceratti, Catupecu Machu o Bob Marley fueron solo algunos de los arreglos propuestos por Aristimuño y su banda en una recorrida por sus siete discos editados que incluyó ABC –primer acorde de la lista–, Para vestirte hoy, Tu nombre y el mio, La última prosa –la canción más triste del mundo, aunque positiva, según su autor–, Green Lover –dedicada a las Abuelas de Plaza de Mayo– y los infaltables Me hice cargo de tu luz y Pozo que pusieron en movimiento pies y hombros del público que atento coreaba desde el asfalto.

“Que viva la educación pública” fue una de las frases que el músico rionegrino repitió durante la velada en la antesala de los temas.

Canción de Amor, la música que identifica a Litus TV, el canal de la Universidad y que muchos de los presentes corearon, daba cuenta que el fin estaba cerca. Elefantes cerró la cita a la que asistieron cerca de 7.000 personas a deleitarse con un repertorio que fue del rock y el pop, pasando por variantes electrónicas y tradicionales de folclore.

 

Infusión Kamachuí, locales con proyección

Con sus rostro maquillados para la ocasión y con movimientos teatrales sobre las tablas, Esteban Lagger (guitarra y coros); Luciano Dato (batería); Pablo Ferreira (voz); Iván Wolkovicz (bajo) y Carlos Bechi (guitarra) ejecutaron nueve temas de su repertorio de relatos sonoros que pintan paisajes con cuidadas secuencias e intensidades.

Ramas tocando el río, Bruma y Espina, fueron algunos de los temas adelanto de su cuarto disco Espesura. Y con nuevos sentidos puestos a tono del material que será presentado en pocos días en la ciudad, se escucharon Al caer y Cúpula.

 

Voz de la Patagonia

Lisandro Aristimuño nació en Viedma, Río Negro. Creció respirando un ambiente artístico y con apenas 14 años comenzó a dar sus primeros pasos como cantante y guitarrista de la banda viedmense Marca Registrada.

A fines de 2001, se instaló en Buenos Aires donde empezaron a madurar las canciones de su primer disco, Azules Turquesas (2004, Los Años Luz Discos) recibiendo una excelente aceptación de la prensa y los periodistas de música Argentina. En 2005 sale su segundo álbum, “Ese asunto de la ventana” (Los Años Luz Discos) con participaciones especiales de Kevin Johansen, Mariano Fernández (Me darás mil hijos), Alejandro terán (cuarteto cuerdas) y el arte de tapa a cargo de la fotógrafa Nora Lezano.
Con el cuarto disco, el doble “Las crónicas del viento” (2009), Lisandro hace realidad el sueño de tener su propia productora y sello discográfico “Viento azul “, siguiendo el camino de la independencia y la autogestión. En 2012 oficializó el lanzamiento de su 5to disco “Mundo Anfibio”, editado y producido por “Viento Azul”. Este cuenta con las participaciones de Ricardo Mollo, Hilda Lizarazu y Boom Boom Kid como músicos invitados.
Sus más recientes trabajos llegaron en 2015 con la edición de “En concierto 1” y “En concierto 2” con su sello discográfico. Durante la noche del recital aniversario en la explanada del Rectorado Aristimuño hará un recorrido por sus años de trayectoria musical.

 

 

Impronta local

Infusión Kamachuí es un grupo de rock fusión que nació en 2005 por iniciativa de jóvenes músicos de la ciudad de Santa Fe. Actualmente, se encuentra conformado por Esteban Lagger en guitarra y coros; Luciano Dato, en batería; Pablo Ferreira, en voz; Iván Wolkovicz, en bajo y Carlos Bechi, en guitarra. Las canciones surgidas proponen distintos relatos sonoros, caminos repletos de paisaje, que se van dando a través de cuidadas secuencias e intensidades.
Se trata de un grupo de jóvenes músicos de la ciudad de Santa Fe que se caracterizó desde sus inicios por una intencionada búsqueda musical a partir de la fusión de géneros . La necesidad de innovación devino en una propuesta ecléctica y abarcativa que, con los años, logró ocupar un lugar respetable en distintos sectores culturales. Desde aquellas músicas aparentemente separadas en el pasado, surgen propuestas que comparten una forma de crear, de pensar la composición desde el propio lugar, compartiendo un acervo cultural común que el tiempo ensancha y que va desde la música folklórica, al rock nacional y otras sonoridades como el jazz y la música progresiva.