#IntercambiosUNLVirtual

Entrevista a la Dra. María Elena Chan Nuñez de la Universidad de Guadalajara (México)

#IntercambiosUNLVirtual

La investigadora María Elena Chan Nuñez compartió con UNLVirtual su experiencia como Jefa del Instituto de Gestión del Conocimiento y del Aprendizaje en Ambientes Virtuales del Sistema de Universidad Virtual de la propia Universidad de Guadalajara (UDG).

Mamaria_elena_chan_nunezría Elena Chan Núñez es profesora investigadora de tiempo completo de la Universidad de Guadalajara y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Con  Especialidad en Educación a Distancia por la UNAM y París, realizó la Maestría en Comunicación del ITESO de Guadalajara y es Doctora en Educación por la Universidad de Guadalajara.  Actualmente es Jefa del Instituto de Gestión del Conocimiento y del Aprendizaje en Ambientes Virtuales IGCAAV del Sistema de Universidad Virtual de la propia Universidad de Guadalajara.

En esta nota se comparte un extracto de la entrevista a la Dra. María Elena Chan Nuñez, realizada por la Prof. Ma. Florencia Puggi, Coordinadora del Área de Proyectos Pedagógicos Virtuales del Centro Multimedial de Educación a Distancia (CEMED) en el marco del intercambio académico que realizó en la UDG, perteneciente a la Red Universitaria de Jalisco en México.

-¿Cuándo y con qué objetivos se fundó el Instituto de Gestión del Conocimiento y del Aprendizaje en Ambientes Virtuales?

– El Instituto se fundó en el 2006, casi en simultáneo y como parte de lo que es el Sistema de Universidad Virtual creado en 2005. La  intención principal fue enfatizar que no se podía pensar en la educación a distancia y virtual sin generar, como parte intrínseca de su desarrollo, la cuestión investigativa, es decir teniendo en cuenta las tres funciones universitarias: Docencia, Investigación y Extensión. Sin embargo, hay una tendencia a pensar, al menos en las instituciones mexicanas, que la educación a distancia se debe manejar como si fuera sólo docencia. En las Universidades se han creado coordinaciones que se dedican a generar programas en las distintas facultades, pero no se desarrolla investigación propiamente, ni sobre la modalidad, ni sobre la virtualidad o las tecnologías aplicadas a la educación.

Pero como nosotros nos formarnos como si fuéramos un campo temático, con nuestros propios programas, tuvimos el privilegio u oportunidad de que la investigación tenga un peso consistente, y yo creo que fue importante. En un comienzo éramos pocos investigadores, unos 8, ahora somos alrededor de 50 y estamos organizados por equipos, osea todas las investigaciones se hacen en colectivos de trabajo.

 

– ¿Cuáles son los cambios que ha atravesado el Instituto a lo largo del tiempo?

– El primer equipo, se llamaba Gestión del aprendizaje en Ambientes Virtuales y ese equipo ha perdurado y se multiplicó. En los distintos equipos, que ahora son 15, investigamos cosas como: la gestión del aprendizaje, la gestión de la calidad de los ambientes virtuales, la gestión cultural en la virtualidad, la enseñanza de la ciencia. Todos tienen el apellido de lo virtual, o sea nos interesan esta multiplicidad de temas pero desde la perspectiva de la aplicación tecnológica.

En mi caso estoy en un equipo que se llama Sistemas y Ambientes Educativos, que tiene el mismo nombre que nuestro Doctorado, en el que nos interesa la exploración de cómo se vienen reconfigurando los sistemas educativos en función de las mediaciones tecnológicas y cómo este lenguaje de los ecosistemas y los ambientes y entornos de aprendizaje pasan de ser una metáfora a algo mucho más consistente. Por lo tanto, nos dedicamos en parte al desarrollo tecnológico, como así también a la investigación sobre los resultados de esos desarrollos realizados, al seguimiento de nuevos entornos o de nuevos modelos en donde se aplican las tecnologías.

Por otra parte, el Instituto ha crecido en cuanto a la cantidad de investigadores que tenemos el reconocimiento por parte del Sistema Nacional de Investigación, ya somos 15 los investigadores que tenemos dicho reconocimiento.

Es también destacable el hecho de que hayamos fortalecido una forma de trabajo colectivo, ya que la investigación personal o que hacen los investigadores en solitario complica mucho la posibilidad de avanzar realmente, es costoso y tampoco se trabaja de manera interdisciplinaria, que es uno de de los rasgos de nuestro Instituto. En este momento estamos en reformas para agrandar el edificio, para poder estar todos de manera presencial y poder alternar entre el trabajo individual y el trabajo colaborativo. Por lo tanto a futuro nos interesa avanzar en propuestas más colaborativas de trabajo.

 

– ¿Sobre qué visiones del aprendizaje virtual  están trabajando en este momento?

– Uno de los hallazgos más relevantes y recientes ha sido avanzar en este concepto de la gestión del conocimiento, es muy importante reconocer que hay un cambio radical de paradigma, sobre todo de las profesiones. Por lo tanto, ahora lo que nos interesa investigar es lo que referente a las competencias ciber-culturales que son las que van a permear, desde nuestro punto de vista, todas las profesiones.  Esto es a lo que nos hemos abocado de manera transversal en muchos de los equipos, ya que  tiene que ver con la gestión del conocimiento, la comunicación y la colaboración, como parte de una misma competencia, la gestión de información y su procesamiento y la inteligencia, aplicada a diferentes planos de lo que son los servicios y producción, casi en cualquier campo. Desde esa lógica, estamos tratando de ver cómo podemos ofrecer a la Red Universitaria (porque nosotros somos parte de una universidad que es muy grande) desde nuestra especialidad en virtualidad, estas competencias diferenciadas, que todo profesional va a requerir pero que todavía no están muy exploradas en el currículum de las demás carreras.

Todo esto surgió a raíz de un estudio de mega tendencias que realizamos para el Consejo Estatal de Planeación de Educación Superior y fue donde empezamos a reconocer estas cosas, o sea cómo la virtualización y la inteligencia, por separado, son las dos tendencias más importantes y que, al mismo tiempo, atraviesan casi cualquier ámbito de la vida humana. Es por eso que para nosotros estudiar la cultura digital y todas las implicaciones que la misma tiene para las profesiones es vital.

Nos mantenemos en mucha sintonía con temas que son de preocupación nacional e internacional como la deserción en los sistemas educativos a distancia o los problemas que tienen que ver con los métodos de diseño y el desarrollo de las competencias colaborativas. En los estudios que hacemos a nuestros egresados suelen salir en los resultados que los estudiantes no están muy satisfechos en cuanto a la competencia de colaboración, es lo que nos califican más bajo, a pesar que el discurso se afirma que se realizan actividades colaborativas a través del trabajo en foros y comunidades de aprendizaje. Sin embargo los resultados nos desmienten, por lo que otra de nuestras preocupaciones es  saber y avanzar sobre cómo desarrollar más la colaboración.

Por último nos interesa investigar cómo enriquecer los cursos, porque casualmente algo que ha venido pasando en las Universidades más viejas que hemos estado haciendo educación a distancia y que es un poco normal en cierto punto, es que exploramos modelos que eran muy textuales, es decir que la formación estaba muy basada en la lectura pero muy poco en los recursos audiovisuales más sintéticos o gráficos. Yo creo que el giro que está dando hoy la educación y esas tendencias nos hacen ver muy retro en comparación con los modelos que están incorporando un tipo de visiones mucho más sintéticas. Sin embargo, no estamos de acuerdo en sintetizar el contenido simplificándolo, que es un poco lo que parece estar sucediendo: ajustar los tiempos de lectura de los jóvenes a lo mínimo o apostarle más a la lectura visual que a la lectura textual. Pero sí creemos que nos están alcanzando esos tiempos sintéticos y es necesario estudiar qué está pasando y ver hasta dónde se puede compensar ese desarrollo de habilidades o hasta dónde es pernicioso si seguimos por esta ruta de sólo consentir la síntesis o la facilitación del contenido, qué complicaciones podría tener en un futuro cercano en el tipo de aprendizaje, estas son sólo algunas exploraciones porque apenas se está viendo la problemática.

– ¿Sobre qué visiones del aprendizaje virtual  están trabajando en este momento?

– Uno de los hallazgos más relevantes y recientes ha sido avanzar en este concepto de la gestión del conocimiento, es muy importante reconocer que hay un cambio radical de paradigma, sobre todo de las profesiones. Por lo tanto, ahora lo que nos interesa investigar es lo que referente a las competencias ciber-culturales que son las que van a permear, desde nuestro punto de vista, todas las profesiones.  Esto es a lo que nos hemos abocado de manera transversal en muchos de los equipos, ya que  tiene que ver con la gestión del conocimiento, la comunicación y la colaboración, como parte de una misma competencia, la gestión de información y su procesamiento y la inteligencia, aplicada a diferentes planos de lo que son los servicios y producción, casi en cualquier campo. Desde esa lógica, estamos tratando de ver cómo podemos ofrecer a la Red Universitaria (porque nosotros somos parte de una universidad que es muy grande) desde nuestra especialidad en virtualidad, estas competencias diferenciadas, que todo profesional va a requerir pero que todavía no están muy exploradas en el currículum de las demás carreras.

 

Todo esto surgió a raíz de un estudio de mega tendencias que realizamos para el Consejo Estatal de Planeación de Educación Superior y fue donde empezamos a reconocer estas cosas, o sea cómo la virtualización y la inteligencia, por separado, son las dos tendencias más importantes y que, al mismo tiempo, atraviesan casi cualquier ámbito de la vida humana. Es por eso que para nosotros estudiar la cultura digital y todas las implicaciones que la misma tiene para las profesiones es vital.

Nos mantenemos en mucha sintonía con temas que son de preocupación nacional e internacional como la deserción en los sistemas educativos a distancia o los problemas que tienen que ver con los métodos de diseño y el desarrollo de las competencias colaborativas. En los estudios que hacemos a nuestros egresados suelen salir en los resultados que los estudiantes no están muy satisfechos en cuanto a la competencia de colaboración, es lo que nos califican más bajo, a pesar que el discurso se afirma que se realizan actividades colaborativas a través del trabajo en foros y comunidades de aprendizaje. Sin embargo los resultados nos desmienten, por lo que otra de nuestras preocupaciones es  saber y avanzar sobre cómo desarrollar más la colaboración.

Por último nos interesa investigar cómo enriquecer los cursos, porque casualmente algo que ha venido pasando en las Universidades más viejas que hemos estado haciendo educación a distancia y que es un poco normal en cierto punto, es que exploramos modelos que eran muy textuales, es decir que la formación estaba muy basada en la lectura pero muy poco en los recursos audiovisuales más sintéticos o gráficos. Yo creo que el giro que está dando hoy la educación y esas tendencias nos hacen ver muy retro en comparación con los modelos que están incorporando un tipo de visiones mucho más sintéticas. Sin embargo, no estamos de acuerdo en sintetizar el contenido simplificándolo, que es un poco lo que parece estar sucediendo: ajustar los tiempos de lectura de los jóvenes a lo mínimo o apostarle más a la lectura visual que a la lectura textual. Pero sí creemos que nos están alcanzando esos tiempos sintéticos y es necesario estudiar qué está pasando y ver hasta dónde se puede compensar ese desarrollo de habilidades o hasta dónde es pernicioso si seguimos por esta ruta de sólo consentir la síntesis o la facilitación del contenido, qué complicaciones podría tener en un futuro cercano en el tipo de aprendizaje, estas son sólo algunas exploraciones porque apenas se está viendo la problemática.

– ¿Cómo se articulan las acciones del Centro de Investigación con el Programa de Formación Docente para la Virtualidad de la UDG?

– La mayoría de los profesores lleva años trabajando en el sistema y se formó en el tiempo en el que entró. También hay incorporaciones recientes, que tuvieron que pasar por un tipo de inducción para enseñar a la virtualidad, a veces tomando los mismos cursos que ofrece la coordinación, a veces con inducciones más informales. Esto último depende de la prisa en la incorporación del docente, sobre todo en el Posgrado, ya que en la Licenciatura se toma el tiempo necesario para que puedan aprovechar la formación disponible e ingresar, pero en el Posgrado ha sucedido que sean expertos en el tema o los temas del Posgrado y que no necesariamente sean docentes en línea, entonces hay que hacer algo de manera más intensiva para que puedan empezar a trabajar. De todas formas, aquí es obligatorio acreditar la formación en docencia para la virtualidad antes de comenzar a dictar clases en la UDGVirtual.

 

También hay un programa de formación que se diseña entre el Instituto y el Programa, en base a las necesidades que tienen los profesores. Normalmente lo que atendemos aquí son las necesidades de capacitación en la investigación, como por ejemplo herramientas para la investigación completamente digitales: herramientas para el análisis discursivo, mapeo de redes, algún tipo de reconocimiento semántico para el análisis etnográfico, entornos para compartir referencias y trabajar colaborativamente, como así también herramientas para la redacción e inglés para artículos científicos.

En términos de la virtualidad, es poco lo que se capacita. Últimamente estamos interesados en cuestiones más avanzadas como edición de video, colorimetría, cosas que antes no le interesaban al docente usuario, ya que lo realizaba otra persona que hacía el diseño en la etapa final o tratamiento expresivo. Pero como ahora la tendencia es que cada uno haga su propio trabajo y hay más herramientas para lograrlo, están más interesados en esos dominios.

Para sintetizar, hay tres niveles en la formación, en primer lugar, la formación institucional general que nos obliga la UDG que es para todos. Luego la que se hace específicamente en UDGVirtual y en tercer lugar la que organizamos desde el Instituto de Investigación que son más seminarios autodirigidos de diseño y consumo entre nosotros mismos pero que los contamos como formación ya que implican lecturas y mucho trabajo entre pares.

 

– ¿Conocen e interactúan con otros Centros de Investigación en México y Latinoamérica?

Hay investigadores en la mayoría de las instancias donde hay educación a distancia, sin embargo Institutos con el mismo nivel de desarrollo que el nuestro no hay en otro lugar en México. En la UNAM han podido consolidar una planta que dedica tiempo a la investigación, por ejemplo un seminario interdisciplinario con otras instancias de la Universidad ligados a las propuestas de a distancia. Sin embargo son propuestas realizadas por su propia iniciativa que no tienen el reconocimiento de un instituto de investigación como tal.

A nivel internacional  solemos trabajar con un grupo pequeño colombiano en la Universidad Bolivariana de Medellín que se denomina Grupo de Gestión del Aprendizaje en Ambientes Virtuales. Cuando los encontramos comenzamos a realizar trabajos conjuntos, por ejemplo seminarios en Virtual Educa, también hemos intentado realizar publicaciones que todavía no salen del todo, pero tenemos una lógica muy parecida de trabajo. Lo que podemos observar es que por desgracia falta el apoyo a la investigación como una función principal, por lo que los investigadores suelen tener tropiezos para poder dedicarse por completo a la investigación, cosa que a nosotros se nos facilita por estar anclados al Instituto.

En Argentina hemos encontrado gratamente mucha convergencia en ideas con la Universidad Nacional de La Plata y con una organización AULA CAVILA, a través de la cual pudimos compartir con la Universidad de Entre Ríos y la Universidad de Quilmes, entre otras. También nos hemos vinculado con la organización RUEDA que es muy importante, aunque nunca hemos tenido un trabajo directo, siempre hemos reconocido los trabajos y congresos que hacen y los tenemos como un referente ya que ha logrado incorporar a los investigadores de más prestigios de temas relativos a la educación a distancia y por lo tanto en línea.

Centro Multimedial de Educación a Distancia San Jerónimo 3231 S3000FQQ Santa Fe, Argentina

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>