Se desarrolla el curso DISEÑO de la enseñanza en ambientes virtuales tecno-pedagógicos con más de 350 participantes

Se desarrolla el curso DISEÑO de la enseñanza en ambientes virtuales tecno-pedagógicos con más de 350 participantes

Son más de 350 los docentes y gestores de todas las facultades, centros y escuelas de la UNL que se inscribieron para formar parte de este curso que está enfocado en el diseño y prototipado de experiencias de aprendizaje. Es llevado adelante por el equipo de expertos que conforma el Centro de Educación y Tecnologías.

La capacitación forma parte del Programa de Formación Docente de UNLVirtual y está estructurado a partir de 3 ejes que abordan diferentes problemáticas: el diseño de la enseñanza, el diseño de la comunicación y el prototipado de ambientes virtuales. Cada uno de estos ejes está acompañado y conectado con pistas que se traducen en sugerencias de uso y buenas prácticas de la plataforma Moodle.

Encuentro sincrónico y puesta en común

A partir de indagar en los intereses de los inscriptos para conocer sus inquietudes más comunes, surgieron diferentes cuestiones para revisar y conversar junto al equipo del Centro. Ese es el marco en el cual se llevó a cabo este primer encuentro sincrónico por videoconferencia encabezado por la Directora del CEDyT, Mg. Ma. Alejandra Amborsino.

Un panorama general de lo que han manifestado los participantes, indica que pretenden obtener del cursado; buscan mejorar las interacciones con los estudiantes, planificar diferentes tipos de actividades académicas y les gustaría evolucionar en las interfaces gráficas de las aulas. La directora del Centro recuperó como punto de partida en este encuentro, distintos aspectos centrales extraídos de estas inquietudes que se generaron durante la etapa previa al curso y la primera parte de la cursada de manera asincrónica. A partir de los temas que surgieron construyó un rico y potente intercambio basado en las cuestiones que más movilizan al grupo.

En primera instancia, Ambrosino propuso pensar en torno a esta idea que se hace fuerte en los ámbitos educativos sobre la educación virtual: “Llegó para quedarse”. Entonces surgen preguntas reflexivas para ordenar las premisas como ¿Qué es lo que llegó para quedarse? De qué hablamos cuando expresamos esto y por otro lado, ¿Qué deseamos que quede? Puede existir una idea instalada de que la virtualidad en las clases se reduce a los encuentros docente-alumnos por videoconferencia, pero no es así y en gran parte este Curso se propone trabajar en torno a todo lo que implica ser docentes en la virtualidad, tanto a nivel pedagógico, como de instrumentar los recursos tecnológicos.

Luego se refirió a la Virtualidad Pedagógica para hablar de la manera en que se diseña la propuesta de cátedra en el marco de esta virtualización que los docentes definen como “de contingencia”. En este sentido, la directora del CEDyT referenció al antropólogo Néstor García Cacnlcini que hace referencia a los escenarios híbridos, en donde “algo que emerge y funciona diferente”. Aquí se puede trazar un paralelismo con las nociones en las que habitualmente oponemos, virtualidad y presencialidad, lo nuevo frente a lo tradicional. Esto conduce a reflexionar sobre un proceso que se transita en la actualidad: cómo se aprende de esta experiencia en la virtualidad, mientras se edifica algo distinto, en términos de diseñar una nueva experiencia para los alumnos, y que además, puede tener un importante asidero en el futuro.

 

 

 

Un tercer punto que abordó Ambrosino fue la Recomposición, rescató esta palabra de la opinión docente para traer el tema de: ¿Qué es lo que se reconfigura en este escenario de virtualización?, en donde la educación tradicional esta atravesada por el campo de las tecnologías y los procesos educativos propios de la virtualidad. En este sentido se centró en el rol docente y sus prácticas. Aquí aparece una reflexión ligada a la tecnocracia, un docente que construye su perfil enfocado solamente en las herramientas digitales y no se desafía a pensar en términos más transformadores desde lo pedagógico, es un educador anclado en la tecnocracia. Cuando se hace referencia a estos procesos se nota como emergen nuevos escenarios no imaginados en el quehacer diario de la enseñanza, por eso la propuesta del curso incluye pensar ¿Qué proyecciones se pueden hacer? en un marco que puede resultar incierto en términos de adaptación.

Otro asunto propio de la tarea de enseñar y aprender tiene que ver con El trabajo en red y la colaboración entre pares. La dimensión tecno-pedagógica tiene una fuerza particular en este sentido porque las TIC´s han traído recursos que sirven para potenciar esta práctica. Parte de entender la educación mediada por tecnologías es comprender este aspecto. El intercambio y la colaboración permiten construir comunidades de prácticas en la virtualidad.

El investigador Cristóbal Cobo, explicó Ambrosino, nos ayuda a comprender algunas transformaciones sustantivas en la educación formal y dice que existe un contenido, un contenedor y un contexto. Si entendemos el contenido como la propuesta de cátedra, el contenedor como el ambiente virtual y el contexto como el estado de la educación mediada, es posible pensar una relación entre estas tres patas estructurales, que se traduzca en nuestras prácticas de enseñar y aprender.

 

Finalizando el encuentro, la Directora del CEDyT recuperó un tema interesante a partir de un comentario textual que un participante realizó en el foro de su comisión: “…hacer que la pantalla se torne más atractiva para el que está del otro lado”. ¿Qué esconde y que muestra esta afirmación? Demanda resignificar, demanda pensar lo no estructurado. La pantalla, la interfaz, es un lugar muy diferente al aula de la presencialidad en el sentido que brinda otras posibilidades diferentes. Carlos Scolari, comunicador e investigador de los procesos propios de su disciplina, habla de que la interfaz, lo que se ve en la pantalla de un ambiente virtual, es aquel lugar en donde suceden las cosas. Por eso la reflexión del encuentro estuvo encaminada a entender que para que la pantalla “se torne más atractiva” es importante que el docente piense en lo que le interesa que suceda “del otro lado”, con su alumno.

Para cerrar Ambrosino hizo lugar a dos últimas cuestiones que fueron planteadas por los participantes: “Descubrimos” ¿Formas de enseñar? ¿Otras búsquedas en la enseñanza? Al recorrer y revisitar algunas dimensiones tecno-pedagógicas se evidencia que surgen nuevas formas de participar y por ende, participantes de otro tipo, más avezados tal vez y demandantes de nuevas motivaciones. Por esto la problemática de generar interacción fuera de la sincronicidad y presencialidad -teniendo en cuenta también la masividad- es un desafío.
Por último se refirió a las «Plataformas» sobre las que construimos los espacios y ambientes virtuales ¿Por qué son importantes? además de ser la estructura que los sustenta y les da entidad. Son atendibles porque en estas herramientas se desarrollan las narrativas de cátedra, brindan ciertas pautas sobre las que se construyen las experiencias pedagógicas que se desean desarrollar. En estos espacios, se abren ecosistemas de nuevos procesos. Ambrosino destacó la idea de “reentender las posibilidades tecnológicas de las plataformas, pero darles sentidos pedagógicos”.

Centro de Educación y Tecnologías (CEDyT). Santa Fe, 24 de Junio de 2021
Centro de Educación y Tecnologías. Facundo Zuviría 3563 S3000FQQ Santa Fe, Argentina